Mantenimiento de tu casco

Mantener un casco como nuevo, es fácil. Sólo debes tener en cuentas estos sencillos consejos:

Carcasa exterior

Para limpiar y proteger tanto la pintura como el barniz del casco, hay que utilizar  jabones neutros y un paño de algodón o tejido no abrasivo.

Pantalla

Para que la pantalla conserve todas sus características ópticas debe limpiarse con productos no agresivos.
Para su limpieza utilizar sólo agua con jabón sirviéndote de un paño suave o un pedazo de algodón.
Nunca limpies la pantalla con productos de limpieza agresivos que contengan alcoholes o disolventes, ni tampoco limpia cristales ya que  deterioran y merman la nitidez de la pantalla.

Interior acolchado

Se recomienda lavar regularmente el interior de tu casco para disfrutar siempre de un tacto fresco y agradable. 
Una buena opción es contar con 1 interior de repuesto para su uso mientras lavas el otro.

Junta de cierre casco-pantalla

Conviene limpiar con un trapo, agua y jabón la junta de cierre, ya que se suele acumular suciedad.
Además, para un buen funcionamiento se recomienda lubricar regularmente la junta con un poco de aceite de vaselina para evitar que se seque.

Sistema de movimiento de pantalla y ventilaciones

Aplicar (cuando sea necesario) una pequeña cantidad de aceite de vaselina en la articulación de la pantalla y en las ventilaciones, esto proporciona un funcionamiento más suave. 

 

Aunque el casco se haya fabricado sólidamente debería manipularse con cuidado. Si se apoya  sobre superficies duras y bastas se puede dañar la pintura afeando el casco.

Como es lógico pensar un casco de calidad se ha fabricado de manera tal que la energía de un impacto fuerte se absorba permitiendo la destrucción parcial del revestimiento exterior y/o interior. Estos daños podrían pasar desapercibidos a simple vista. Por eso, te recomendamos cambiar de casco si has sufrido cualquier caída con él, por leve que esta haya sido.

Si el casco está  húmedo no lo seques con secador de pelo como hace mucha gente, puede deformar el material amortiguador de impactos, es más recomendable dejarlo simplemente al aire libre.

Guárdalo en su bolsa y en lugar protegido del  sol y de  la humedad.

Tener cuidado de donde se deja el casco, no colocarlo cerca de fuentes de calor como el tubo de escape.
Cuando quieras sustituir los componentes del casco, utilizar siempre piezas de recambio originales.